Cómo entrenar para hacer Surf
31/01/2015
Adiós ASP
17/02/2015
Ver todo

Surf for life (Surf para toda la vida)

flickr.com/photos/taigray/

No sacar las tablas del coche es un estilo de vida con el que muchos soñamos. Y es que por muy lejos que estés del mar… siempre te estas acordando de esa ola, la que atrapó tu corazón y a la cual siempre querrás volver.

Surf-for-live-02

 

Lo malo que es que nunca hay dos olas iguales, cada una es diferente. Y cuando menos te lo esperas, vuelves a subirte a otra ola que te cautiva. Ahora ya no sabes cuál fue mejor. Solo sabes que quieres volver a las dos! Es una fiebre que nunca acaba. Una necesidad insaciable. Una adicción por superarte, por coger una más grande, por surfear una más larga.

Es algo que afecta a grandes y pequeños sin distinción, pero en mi humilde opinión a los que hemos aprendido de mayores la fiebre es más fuerte todavía si cabe. En ese momento en el que te levantas y el cerebro te explota en endorfinas, al notar como el mar te mece con sus olas, y te preguntas: ¿Por qué no he probado antes? Esto está guapísimo!! Así que empieza algo así como una carrera contrareloj en la que sientes que todo lo que has hecho antes ha sido perder el tiempo. Se convierte en Surf for life (Surf para toda la vida).

¿A QUE ESTAS ESPERANDO? PRUEBA YA!!

Jorge Dreher 80 años, Tenerife. Al final de la década de los 50 llegó a la isla, justo cuando empezaba a surgir el surf en Canarias. Un día observó como un turista remontaba el mar con un tablón de 3 metros y volvía deslizándose sobre la espuma de sus olas. Sus propias palabras “Quedé prendado”, era 1964 y a sus 30 años Jorge empezó a surfear y desde entonces no ha podido parar. Él es un claro ejemplo de lo que este deporte engancha, 50 años sin parar!!

Luigier Crest
Luigier Crest

Andalúh de pata Negra. Capitán sin barco. Amante del mar y de su vida. Rider en ChiriRider. Me encanta surfear en la playa, en el reef, en la nieve, en la calle, y en el internet. Con un ojo veo la vida venir y con el otro bicheo el Swell. Geek desde la médula. Me encanta el buen rollo y ayudo al que se ponga por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *