Cómo hacer tu propio Indoboard
23/02/2016
El gen del miedo
09/03/2016
Ver todo

Lo que necesitas saber sobre longboards

Un longboard es una parte esencial del quiver de todo surfer. Es una tabla que despierta en tu más profundo ser toda la esencia del surf y después la exterioriza en el resto de tablas que utilices. La técnica y el estilo de un longboard no tiene nada que ver con una tabla corta (en la mayoría de los casos), pero es todo un laboratorio de pruebas.

Me explico. Un longboard es como una lupa para mirar dentro de la ola. Toda la fuerza de esta se reparte a lo largo de la tabla y se define muy claramente mientras caminas sobre ella. Aprendes a colocar tu peso y tu centro de gravedad en el punto correcto en ese momento concreto a una altura e inclinación determinada de la pared de la ola.

El longboard es cariñoso si no encuentras por ti mismo ese punto, él no te castiga tirándote al agua como haría un shortboard, el long te enseña suavemente el camino así que tienes tiempo de reaccionar y colocarte donde deberías.

Además de la parte didáctica el long también es divertido. Es más rápido de lo que crees. Con un poco de ola es capaz de darte mucha satisfacción y con poco más de ola puede hasta coger tubos.

Dicho esto, si quieres revivir el retro surf o sentirte como un verdadero hispter sobre un tablonaco estos son los tipos que te vas a encontrar:

Longboards de “competi”

Las tablas largas para el máximo performance. Son las tablas de competición para este estilo tienen un sistema de quillas 2+1, una quilla grande central y dos más pequeñas en los laterales. El enfibrado es más ligero que en el los longs tradicionales, así que son menos resistentes pero al pesar menos se manejan mucho mejor, pudiendo hacer giros más verticales y rápidos. Los cantos están más afilados de lo normal y el shape también tiene un toque peculiar. Suelen ser las tablas de competición pero también hay algunas terminadas en epoxy que son más indicadas para todos los públicos ya que combinan ligereza con resistencia.

https://youtu.be/ar7y9mYgrC0

Longboards tradicionales y noseriders

El tablón de toda la vida tiene unos cantos generosos y un enfibrado abundante. Su peso por lo tanto también es abundante. Solo tienen una quilla así que moverlos es un arte, no es que sea difícil pero necesita un poco de técnica. Hay longs con muchos shapes, longitudes y rocker, pero le noserider es el más famoso. Tiene en la punta un concavo en el botón en pleno contacto con el agua capaz de mejorar la estabilidad cuando tienes los dos pies arañando la punta de la tabla.

Longboards de espuma

Puede que les falte un poco de glamour pero si no te llega la técnica para controlar un tablón sin pasar por encima de algún despistado esta es la mejor solución. Pesan muy poco, menos que los dos de arriba y tienes un percance son los únicos con los que podrás salir ileso. Tienes tres quillas para poder controlarlos sin problemas, pero suelen ser flexibles. Si la pared sube mucho va a patinar un poco la parte de atrás. Hay gente que coge olas de más de 4 metros con tablas de espuma, pero puede que sea un poco radical.

Foto: Jon Bowen

Luigier Crest
Luigier Crest
Andalúh de pata Negra. Capitán sin barco. Amante del mar y de su vida. Rider en ChiriRider. Me encanta surfear en la playa, en el reef, en la nieve, en la calle, y en el internet. Con un ojo veo la vida venir y con el otro bicheo el Swell. Geek desde la médula. Me encanta el buen rollo y ayudo al que se ponga por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *