Laird Hamilton, el pionero del Tow In Surf

4 minutos de yoga al amanecer con Dave Rastovich
19/01/2016
surf-tenerife
Trópico de Cáncer
25/01/2016
Ver todo

Laird Hamilton, el pionero del Tow In Surf

Para muchos es el mejor surfer de olas grandes que haya parido Hawaii, aunque él no naciese precisamente allí. Entre las victorias que lleva a su espalda se cuentan miles de olas gigantes, alguna de hasta más de 30 metros.

Laird nació en California pero de muy pequeño, con 3 años, se mudó con su madre a Hawaii. Su padre biológico los abandonó a su madre y a él cuando Laird era todavía un bebé. Ya en Hawaii, un día cualquiera en la playa jugando en el rompeolas se cruzó con la leyenda de las grandes olas Bill Hamilton y en seguida hubo química entre ellos. Atracción que aumentó cuando Bill conoció a la madre de Laird. Así en poco tiempo Bill se casaba con la madre de aquel chaval de la playa y le daba su apellido.

Desde chaval Laird destacaba por su volumen, era un chaval fuerte. En la escuela le tenían un poco de manía ya que el único niño rubio de clase representaba toda la opresión que sufría el pueblo hawaiano, por lo que pronto aprendió a defenderse. Empezó a hacer surf siguiendo la estela y gracias a su padrastro.

Una nueva era del surf

Laird Hamilton siempre había soñado con surfear más allá del segundo arrecife de Pipeline donde rompían olas de más de 12 metros. Varios windsurfistas se habían acercado a aquel lugar y él también probó, pero llevan una vela en mitad de la tabla no era precisamente la libertad que el estaba buscando. El problema de coger olas tan grandes es que no puedes remar lo suficientemente rápido como para poder coger la ola.

Una tarde de verano cogiendo olas en la orilla con una zodiac y su amigo Buzzy Kerbox se les encendió la bombilla. ¿Por qué no probamos a coger olas más grandes? Así que salieron un día con olas de 3 metros otra vez con la zodiac. La cosa funcionaba. Le dieron más al coco y cambiaron la lancha por motos de agua mucho más rápidas. La velocidad era tal que empezaron a necesitar tener los pies atados a la tabla.

La tabla también fue otra cosa que cambiaron. Las tablas tradicionales para olas grandes eran largas y flotaban mucho para poder remar más rápido y coger la ola, pero este handicap se lo llevó por delante la moto de agua. Recortaron la tabla, le pusieron un poco más de peso y unas fijaciones.

De repente la cosa se catapultó y allí estaba Laird Hamilton en las portadas de todas las revistas corriendo por paredes de agua de unos 30 metros a más de 60 km/h en una tabla de surf que se parecía más a un snowboard. Había nacido el tow in surf.

Luigier Crest
Luigier Crest
Andalúh de pata Negra. Capitán sin barco. Amante del mar y de su vida. Rider en ChiriRider. Me encanta surfear en la playa, en el reef, en la nieve, en la calle, y en el internet. Con un ojo veo la vida venir y con el otro bicheo el Swell. Geek desde la médula. Me encanta el buen rollo y ayudo al que se ponga por delante.

1 Comment

  1. christian crossing-taylor dice:

    ERES UN GRANDE LUIS, GRAN ARTÍCULO, QUÉ PERSONAJE EL NOTAS !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *