Cuántas quillas necesita tu tabla

Aquellos días del campamento de surf en Cantabria
18/11/2016
Big waves made in Spain
30/11/2016
Ver todo

Cuántas quillas necesita tu tabla

La mayoría de nosotros ni siquiera nos planteamos esta pregunta. Cogemos la tabla que sea con las quillas que tenga, aunque le falte una y al agua. Pero las quillas son uno de los puntos claves para que puedas pegar ese giro o no. Y aún más importante es escoger bien el número de quillas te ayudará a llegar al surf con el que sueñas.

Para elegir bien el número de quillas necesitamos conocer bien la diferencia entre las diferentes configuraciones:

Una

Single Fin. Actualmente la mayoría de tablas que solo llevan una quilla son longboards y de vez en cuando se ve por ahí a algún frikie montando un short retro de los 70 estilo Gerry Lopez con una sola quilla. Aunque parezca mentira durante casi toda la historia del surf se había surfeado sin quillas. No fue hasta principios del siglo XX cunado se introdujo esta parte, hoy día fundamental, en la anatomía de una tabla de surf. Una quilla proporciona estabilidad en línea que dibuja la tabla sobre el agua, mantiene la trayectoria. También evita que la parte de atrás derrape si la pared es un poco vertical y el peso está muy adelantado en la tabla para coger velocidad. Los giros nos son especialmente cortos, más bien lo contrario. Para girar es necesario poner el peso bastante atrás. Surfear con una quilla requiere anticipación, mirar la ola, actuar en consecuencia buscando una línea perfecta.

Dos

Twin fin. En los 70’s todas las tablas de verano tenían una cola fish y dos quillas, lo que ahora conocemos por un retro fish. Las dos quillas se colocan en los lados de la tabla, un poco por delante de la posición tradicional de la quilla simple, así los giros requieren menos esfuerzo pero si te pasas de fuerza derrapará. Además los lados de las quillas son diferentes. El exterior es curvo y el interior suele ser plano, esto produce un efecto ala que empuja la tabla hacia la ola dando estabilidad cuando subes la pared. Con dos quillas te vas a mover como una culebrilla arriba y abajo de la ola.

Tres

Thruster. Es lo más habitual y extendido por algo. Une todas las virtudes de llevar una o dos quillas. Es la apuesta segura para un buen control de la tabla en cualquier condición. Eso sí, es fundamental tener unas de nuestra “talla”. Lo primero unas para nuestro peso y luego ya podemos jugar con otras cosas como el flex o el perfil.

Cuatro

Quad. Las tres quillas ofrecen un gran rendimiento pero con dos puede que te diviertas más, lo malo es que es más fácil derrapar. Así que con cuatro puedes curvar tan rápido como con dos y tienes bastante más de agarre. Curvas cerradas desde lo más alto de la cresta están aseguradas.

Cinco

Cuantro + la púa de guitarra. Con cinco quillas las posibilidades de tamaños y formas se dispara. Una de las configuraciones más famosas y que el mismo Kelly ha usado en competición es un Quad normal más una pequeña quilla en la parte de atrás. Si las olas son muy verticales con esta pequeña quilla le vamos a poder dar un punto extra de agarre.

Bounzer

Single + miniquad. Esta puede ser a configuración más bizarra que te puedas encontrar. Se trata de una quilla central bien grande y cuatro quillas bastante más pequeñas que suelen estás enfibradas con la tabla, más que nada por que nadie comercializa este tipo de quillas en quita y pon. Por lo visto la experiencia es única pero es difícil encontrar una.

Foto: Michael Hänsch

Luigier Crest
Luigier Crest

Andalúh de pata Negra. Capitán sin barco. Amante del mar y de su vida. Rider en ChiriRider. Me encanta surfear en la playa, en el reef, en la nieve, en la calle, y en el internet. Con un ojo veo la vida venir y con el otro bicheo el Swell. Geek desde la médula. Me encanta el buen rollo y ayudo al que se ponga por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *